viernes, 1 de febrero de 2008




VESTIMENTA HOSPITALARIA


Cuando un enfermo entra en un hospital o sufre alguna lesión lo primero que se hace es acondicionarlo para que el trabajo sea más fácil.
En el pasado se daba más importancia a las tareas que a los enfermos no se tenían en cuenta las costumbres y preferencias del enfermo. Esta rutina tan rígida ignoraba por completo el hecho de que las costumbres personales varían mucho.

El paciente recién ingresado ignora las costumbres del hospital en lo referente a las actividades de vestido si no se le informa previamente. Los pacientes inscritos en la lista de espera suelen recibir información impresa sobre la ropa de dormir que deben llevar, si pueden o no quedarse con su ropa de diario y, si no, los pormenores de la alternativa.
Para la mayoría de la gente la ropa es un símbolo importante de su independencia, por ello los pacientes experimentan angustia cuando ven cómo sus ropas son enviadas a su casa o al almacén del hospital; en estos casos el personal de enfermería hace una lista detallada de todas las prendas y le pide al paciente que la revise y firme la planilla de cuidados de enfermería.
Es muy importante que los profesionales entiendan el problema del paciente: la carencia de sus ropas le hace sentirse despersonalizado y a la vez despojado de la libertad de abandonar el hospital inmediatamente si hubiera alguna razón para hacerlo.
La mayor parte de las personas, incluso quienes no salen de su casa, llevan una ropa durante el día y otra por la noche. Es muy raro que alguien esté con el pijama puesto todo el día. En la actualidad, los hospitales más avanzados animan a los pacientes para que se vistan durante el día, lo cual no sólo mejora su propia imagen, sino que también aporta una demarcación temporal entre estar en la cama y estar "levantado"; también ayuda a crear un sentido de normalidad.


Cambio en el estatus dependencia / independencia del arreglo
personal


La adquisición de soltura para la independencia de las actividades relacionadas con el vestido exige un funcionamiento adecuado del sistema nervioso, no sólo un control del movimiento de las extremidades inferiores y una precisión de movimientos en los superiores, sino también un aprendizaje racional del movimiento. Es necesario además que el sistema musculoesquelético pueda llevar a cabo todas las rutinas necesarias. Las malformaciones congénitas pueden excluir la independencia plena. Cualquier anomalía del sistema puede impedir que una persona sea independiente, hasta el punto de hacerle dependiente en una o más de las actividades relacionadas con el arreglo personal.






Ayudas a la independencia

Para el vestuario: las cremalleras largas y las tiras de velero son un medio muy valioso para que los ancianos y las personas impedidas puedan seguir vistiéndose con ayuda mínima de otro. Cuando el paciente tiene un brazo o una pierna impedida, el profesional debe ponerle primero la ropa en ese miembro, para que así pueda ayudarse con el otro. Cuando los dos brazos están impedidos, deberá introducir primero una manga, luego cubrirá el tronco y por último la otra manga en cuyo lateral se encuentra la tira de velero o la cremallera. Si el paciente tiene dos piernas impedidas, suele ser preferible ponerle los pantalones mientras está acostado en la cama: hay distintos aparatos pensados para ayudarlos a efectuar solos esta maniobra; sirven también para las medias y la ropa interior.


La cama


El enfermo depende del estado de su cama,pasa en ella periodos prolongados.
Necesita una cama limpia y sin arrugas. Las camas se hacen por la mañana, después de bañar al enfermo. Se cambian las sabanas sucias y se ventilan y arreglan nuevamente. También es muy importante cambiar las sabanas siempre que se ensucien. La ropa húmeda o sucia o sucia predispone a alteraciones e infecciones de la piel.



Tipo de cama según propósito

La cerrada: se hace cuando el paciente se da de alta.
La cama abierta: es la que se ha asignado a un paciente, puede prepararse para un nuevo enfermo o cualquiera que no esta acostado.
La cama ocupada: como su nombre lo indica, es aquella en que el paciente se encuentra acostado. Es importante cambiar con suavidad y rapidez estando el paciente acostado.
La cama de anestesia o de recuperación: Se utiliza para enfermos inmediatamente después de la cirugía. Su propósito es tener un área limpia en la que se mueva con facilidad un paciente. También es importante que puedan cambiarse fácilmente las sabanas, molestándolo lo menos posible.
La cama diagonal: esta diseñada para exponer la pierna del paciente y proporcionarle al mismo tiempo calor y recubrimiento adecuados. Utilizada para ventilar enyesados húmedos y para enfermos con miembros inferiores en tracción.




Cambio de la cama de hospital
Este procedimiento es muy importante, es reiterado muchas veces en prácticas porque es importante que el paciente esté cómodo y como en su propia cama , además es necesario que la sábana no se desprenda del colchón o que no exista ninguna arruga , ya que, esta arruga puede causar algún daño en paciente especial.
Hay dos procedimientos básicos para cambiar las ropas de una cama de hospital; desvestirla y hacerla. Cuando la enfermera cambia una cama, debe recordar que hay microorganismos en el ambiente y conocer los métodos por los que se diseminan. Es necesario que no olvide los siguientes principios:
Hay microorganismos en la piel y el ambiente en general.
Algunos microorganismos son oportunistas (causan infecciones cuando las condiciones son favorables)
Los enfermos suelen resistir menos las infecciones que las personas sanas, por el estrés que causa el proceso patológico.
Enfermería debe evitar sostener las ropas sucias contra su uniforme, nunca agitarlas y lavarse las manos antes de atender a otro paciente.

Recomendaciones:
Conservar una buena alineación corporal.
Utilizar los músculos grandes del cuerpo en lugar de los pequeños.
Trabajar con uniformidad y en forma rítmica.
Tirar o empujar en lugar de levantar, porque requieren menos esfuerzo.
Utilizar el propio peso para contrarrestar el de un objeto disminuye el esfuerzo y la tensión.

Desvestir la cama
Se necesita quitar todas las ropas de la cama y el equipo desprendible.
Enfermería suele llevar consigo las ropas y el equipo necesarios para hacer la cama al mismo tiempo que la desviste. Las ropas limpias se colocan en una silla cercana a la cama, en el orden en que se utilizaran. Para desvestir una cama solo suele necesitarse un recipiente para las ropas sucias. Si no se cuenta con estos aditamentos, enfermería puede tirar la colcha por las esquinas hasta los pies de la cama y utilizarla para envolver las ropas sucias. Si se colocan en el piso aumenta la posibilidad de diseminar microorganismos.